dimarts, 16 de setembre de 2014

Cap. 454: La hepatitis de Maradona (III)

La hepatitis de Maradona empezó a ser como una novela por entregas. Que si era una hepatitis virica, que si era la "C", la "B", la "A" que era parecida a la "B". El servicio médico (sino recuerdo mal a cargo del Doctor Bestit) desde un principio evaluo que el tiempo que estaria de baja sería de dos a tres meses.
El pesimismo volvio a anclarse en los corazones cules. Eso unido a que Latek estaba en la cuerda por sus malos resultados y se estaba intentando fichar a Menotti, pues fueron unas fiestas navideñas muy movidas
Maradona reapareciá el 12 de marzo de 1983, en el Camp Nou y ante el Real Betis

Barcelona
: Urruti, Sánchez, Alexanko, Julio Alberto, Víctor (Quini), Carrasco, Schuster (Esteban), Pichi Alonso, Maradona, Marcos.
Betis: Esnaola, Diego, Gordillo, Canito, Alex, Ortega, Casado, Ramón, Parra, Cardeñosa (Romo), Barnes (Adolfo)
Goles: 1-0 Carrasco, 1-1 Parra

Aquella enfermedad, posiblemente fue el comienzo de una espiral autodestructiva que redujo el éxito de Maradona en la Liga. Mientras España vibraba con su fútbol e incluso el Santiago Bernabeu se rindió a su calidad pocos días más tarde, fuera del campo el Barcelona se dejó llevar en momentos por el delirio del jugador y su entorno. Maradona aportaba tantas cosas al equipo en el campo, que muchas de sus locuras e insensateces fuera de él eran perdonadas. Pronto, el castillo de naipes se vendría abajo, y la verdadera historia del genio de Villa Fiorito comenzaría a escribirse...

Cap. 454: La hepatitis de Maradona (II)

Casualmente (para el que crea en las casualidades) esta enfermedad es detectada solo un mes despues de su estancia en Paris, en una eliminatoria contra el PSG. Y que significó uno de los primeros escándalos de Diego Armando Maradona en el fútbol europeo. Maradona se quedó unos días en París, según su "versión", haciendo compañía a "Ossie" Ardiles (que por cierto se había perdido el partido por una lesión) y descansando del ajetreo diario de Barcelona. Pero la prensa del país vecino afirmaba algo distinto, con testimonios gráficos de por medio. Diego Armando exploró la ciudad a fondo, quedando encandilado por la "Nuit" parisina y dejándose llevar por el éxtasis del momento.
En aquellos mismos días, Josep Lluís Nuñez también se encontraba en París, donde se había quedado por cuestiones publicitarias. El presidente sorprendió con unas durísimas declaraciones sobre la figura de Maradona, al que instaba a tener un comportamiento más profesional, acorde a la realidad de la institución. Sin duda, Nuñez comenzaba a estar harto de los caprichos de Diego Armando, de sus noches locas y de las exigencias de Jorge Czysterpiller, el controvertido representante del astro argentino.
Las noticias de la prensa gala en cuanto a los modales, la educación y la profesionalidad de Maradona, enfurecieron al presidente y a la junta directiva. Ya en Barcelona, Maradona cenó junto a Czysterpiller en el domicilio del presidente del club. El futbolista fue llamado a corregir sus faltas, y aparentemente, todo quedó en una simpática puesta en común de impresiones.
Solo llevaba tres meses en España, y ya comenzaba a poner a prueba la dosis de paciencia de sus allegados. A su llegada es cuando comenta: "Saldré por la noche cuándo quiera y dónde quiera, siempre que mi rendimiento no se vea afectado en la cancha después".

Cap. 454: La hepatitis de Maradona (I)

Como una bomba recorrio el país una noticia puiblicada en los diarios deportivos, era un 17 de diciembre de 1982: "Maradona tenía hepatitis" Una nueva piedra se cruzaba en el camino hacia los títulos: dos años antes el secuestro de Quini, el año anterior Schuster era cazado por Goikoetxea y ahora Maradona, el jugador emblematico de esos días, había contraido hepatitis. La hepatitis de Maradona empezó a ser como una novela por entregas. Que si era una hepatitis virica, que si era la "C". El servicio médico desde un principio evaluo que el tiempo que estaria de baja sería de dos a tres meses.

Esta enfermedad de Maradona generaba mucha historia. No se podía evitar. Qué le vamos a hacer. El primer capítulo de su llegada a Barcelona fue una perfumada nota de color. Maradona era cuestionado por sus hábitos de vida por el presidente Núñez, contestó literalmente que por las noches se iría a la cama cuando le diera la gana. Pero gravemente enfermo, el futbolista se puso en manos de la curandera peruana Susana Herrera, que le recetó un brebaje milagroso. Los médicos del club tuvieron la deferencia de tomarse la molestia en analizarlo a ver qué era. Según el diario argentino "La Nación", aquello estaba lleno de bacterias, de modo que, tal y como contó luego El País, hubo que "cortar de raíz" con ella. Pero para entonces ya había toda una cola de magos, brujas y santos en las oficinas del FC Barcelona ofreciendo sus remedios. Algunos "de buena fe", llegó a apuntar un directivo.

También se ha hablado por parte de algunos historiadores blaugranas (Lluis Lainz) habla de una hepatitis que enmarcaba una enfermedad de tipo sexual. Hay que tener en cuenta que en aquella época se comienza hablar de enfermedades por contagio sexual como el SIDA y la hepatitis
Lo simpático es que era exactamente la misma enfermedad que había contraído en idénticas fechas el pívot de la sección de balonmano Petrit Fejzula, serbio nacido en Pristina (actual Kosovo) y que la padecía desde hacia varios años, sin consecuencias para su salud, los dos craks estaban parece ser enfermos de una misma cepa




Cap. 453: Toninho Cerezo... Al Barça?

Nacio en Belo Horizonte (Brasil), 21 de Abril de 1955, es un ex futbolista, de
Uno de los grandes del fútbol brasileño estuvo a punto de fichar por el FC Barcelona.
Ocurrió en la temporada 1981/82. Tras la lesión de Schuster por aquella entrada de Goikoetxea. El Barça se quiso reforzar con la llegada de un crack de la categoria de Toninho Cerezo
En enero de 1982 y aprovechando que la selección brasileña estaba en Argel, Josep Lluís Núñez y Joan Gaspart se fueron a la capital de Argelia, para intentar el fichaje del brasileño.
El FC Barcelona ofrecería 75 millones de las antiguas pesetas. El Barça contaba con la ayuda del representante Juan Figger y se dirigió al Atlético Mineiro, propietario del transfer del jugador.
El club brasileño se subió a la parra desde el primer momento y solo a partir de 100 millones, empezarían a negociar el posible traspaso. Tanto el presidente como su vicepresidente, que en aquellos días era el reponsable de los fichajes, sabían que Udo Lattek no era partidario de fichar al jugador brasileño, y además no era muy reticente con los jugadores que procedían del otro charco... Eso quedaria constatado tras el fichaje de Diero Armando Maradona en el verano de ese mismo año
Al final el 15 de enero se desestimada su fichaje, por el alto coste de la operación

ascendencia española. Jugaba en la posición de Mediocampista. Posiblemente con este "refuerzo" nunca se habría llegado al esperpento de perder una liga, en las últimas jornadas.

Cap. 452: El Barça también vistió de blanco (II)

En 1957, el Barça de nuevo vistió de blanco. Fue en las semifinales de la Copa de Ferias (lo que luego se llamaría Copa de la UEFA y actualmente, Europa League), que disputó ante el Birmingham City. Esa camiseta del Barça tenía otra particularidad: no llevaba el escudo del club, sino el de la ciudad. Y es que aquella competición enfrentaba (en teoría) a ciudades y no a clubes. El problema es que normalmente, era un club el que asumía esa representatividad.
Se pudo ver a el gran capitán Joan Segarra al frente, como los blaugrana también vistieron de blanco en un encuentro de Copa de Europa contra el Milan el 4 de noviembre de 1959, en el que vencieron por 0-2, con goles de Vergés y Luis Suárez. Ramallets paró un penalti. También lo hicieron de blanco en un Hannover-Barça en la 1965/66; en un Inter-Barça del 1970/71 en Copa de Ferias (en su última edición); en una Recopa ante el Steaua en la 1971/72 y en un partido en Inglaterra.

Fue ante el Aston Villa, en el Villa Park, el 1 de marzo de 1978, cuando el Barça capitaneado por Johan Cruyff empató a dos, en partido de ida de cuartos de final de Copa de la UEFA, con goles de Cruyff y Zuviría. Los británicos ovacionaron a los blaugrana cuando saltaron al terreno de juego y al holandés cuando fue sustituido en el minuto 83 por Macizo. El Barça se había adelantado 0-2 y el Aston Villa logró empatar en los cinco minutos finales

Cap. 452: El Barça también vistió de blanco (I)

Las polémicas por la camiseta del FC Barcelona no es nueva. A lo largo de su historia, la "suplente" se ha visto de todos los colores. Hasta de blanco. Se puede decir que desde Gamper hasta finales de la década de los años 70 del siglo XX, el color preferente en las segundas equipaciones del Barça era el blanco. La última vez que el equipo blaugrana vistió una camiseta de ese color fue el 7 de marzo de 1979, en el partido de Cuartos de Final de la Recopa jugado en el terreno del IpswichTown". Al final seria la Recopa ganada en Basilea:

Ipswich Town - FC Barcelona 2-1


Ipswich Town
: Cooper, Burley, Tibbott, Mills, Osmar, Butcher, Wark, Muhren, Brazil, Gates, Geddis (Hunter).
Barcelona: Artola, Zuviria, Migueli, De la Cruz, Neeskens (Costas), Olmo, Heredia, Martinez, Krankl, Asensi, Esteban (Albadalejo).
Goles: 1-0 Geddis, 1-1 Esteban, 2-1 Gates

Ese gol sería clave, en la vuelta el Barça ganaría 1-0 con gol de Migueli

Lo primero que hay que tener en cuenta es que hasta el año 1913, el pantalón del Barça era blanco, a partir de aqui se cambia al actual azul marino o rojo que se ha lucido en algunas temporadas. Y se tiene constancia de que en los años 40, cuando el equipo blaugrana visitaba al Pontevedra o al Levante, usaba una camiseta blanca como recambio. En la temporada 1946/47 llegó a jugar con la camiseta blanca en Les Corts frente al UD Levante porque en aquellos años era el propietario del terreno quien vestía de otro color.

Cap. 451: La Copa que salvo al "Dream Team"


Ocurrió en la temporada 1989/90. El Barça se planto en la final de la Copa de España en una situación dramática. Era su única posibilidad de salvar aquella temporada. Se había perdido la Liga y la Recopa. Los pañuelos blancos habían vuelto al Camp Nou y el socio pedía la cabeza de Johan en bandeja de plata. Todos consideraban a Cruyff como el único culpable de aquella crítica situación.
Incluso Josep Lluis Núñez, en un gesto insolito en él, bajó al vestuario para dar su total confianza a Johan y al equipo. Ocurrió un día antes de la final. Reunió a los jugadores, al cuerpo técnico e inyecto un mensaje de tranquilidad, a un equipo crispado, sumido en la duda y en el miedo a perder esta final
Núñez salió en defensa de Johan y por primera vez en su trayectoria como dirigente, decidió apostar por la continuidad y la confianza en aquella plantilla.
Y la jugada le salió bien, a pesar de que nadie habría movido un dedo porque Cruyff siguiera en el Barça. Esta decisión cambiaría el rumbo de la historia del club. Pese a ese ambiente crispado, unos 15.000 aficionados viajaron hasta Velencia para jugar la final ante el eterno rival

05-4-1990. Mestalla (Valencia)
 
FC Barcelona - Real Madrid 2 - 0
Barcelona
: Zubizarreta, Aloisio (Serna), Alexanko, Koeman, Amor (Soler), Bakero, Salinas, Eusebio, Laudrup, Roberto, Begiristain
R. Madrid
: Buyo, Chendo, Gordillo, Fernando, Hierro, Sanchis, Ruggeri, Butrageno (J. Llorente), Michel (Aldana), Martin Vaquez, H. Sanchez, Schuster.
Goles
: 1-0 Amor, 2-0 Julio Salinas.

La Copa fue agua de mayo para el Barça, para Núñez y para Cruyff. Para muchos solo era un "espejismo" primaveral de un otoño dramático, pero quedo demostrado que fue algo más que un título. Alli posiblemente nació el Dream Team y cambio la historia del futbol en España. El Barça se convertió en la referencia que es en la actualidad, y a la siguiente campaña se ganaria la Liga de calle

FC Barcelona 2 Real Madrid 0

De aquel día me quedo con las declaraciones de Chendo, capitan del Real Madrid: "La Copa la ha ganado un equipo no español"
No fue, sin embargo, un título muy celebrado. En la Plaça Sant Jaume, los aficionados silbaron a Johan, no le perdonaban ese desastrozo segundo año. Mientras Jordi Pujol le pedía a Núñez, con una copa de cava en la mano, que volvieran la próxima campaña, pero esta vez con la liga