diumenge, 15 d’abril de 2018

Cap. 4345: Jose Maria de Cossío, pregon inaguración del Camp Nou

El sábado 21 de septiembre de 1957, José María de Cossío, miembro de la Real Academia Española, pronunció, en el Salón de las Crónicas del Ayuntamiento de Barcelona, ​​el pregón que abría oficialmente las fiestas de la inauguración de las nuevas instalaciones blaugrana (el Camp Nou). También, durante ese fin de semana de septiembre, se disputaron en el campo de Les Corts y el Palacio Municipal de Deportes de Barcelona una serie de partidos internacionales, que tuvieron como protagonistas a las diversas secciones del Club. La trascendencia de aquellas jornadas quedó bien patente en el hecho de que el gran poeta Josep Maria de Sagarra escribiera un soneto titulado Azul Grana, y en la creación de un himno en el Estadio del FC Barcelona, ​​con letra de Josep Badia y música de Adolf Cabané. Este himno permaneció hasta las "Bodas de Platino", cuando se creo el actual himno

Cap. 4344: Nicolau Casaus, expulsado de España

Nicolau Casaus era presidente de la Penya Solera en 1954, cuando la policía recibió una denuncia que aseguraba que se había retirado el retrato de Franco que presidía la entrada de la sede social de la peña. Aunque la peña argumentó que el cuadro se había caído después de que un socio diera un portazo, y que por eso su ausencia durante aquellos días, las autoridades franquistas fueron inflexibles y ordenaron la expulsión del estado español de Nicolau Casaus. Por suerte para Casaus la intervención de Pep Samitier y de Jose Maria Cosio con grandes influencias y amistades en Madrid, lograron que la sentencia cambiara de expulsión de España con a de abandonar su cargo como Presidente, de una de las primeras grandes penyas blaugranas, de la historia

Cap. 4343: Pep Samitier en una audiencia con el Dictador

A Casaus también le debemos una de las más curiosas anécdotas a cuenta del General Franco y el Fútbol Club Barcelona, corría el año 1972. Se le había concedido audiencia al equipo y Samitier se mandó fabricar un chaqué para la ocasión. Luego la directiva decidió no contar con él, uno de los mitos de toda la historia blaugrana, para la recepción y Samitier se quedó muy disgustado. Nicolau Casaus se puso secretamente en contacto con el doctor Eusebio Oliver Pascual, que era el médico del jefe de la Casa Civil de Franco, y cuando la expedición estaba formando frente al Caudillo, éste preguntó:
- "¿Dónde está Samitier?"
La sorpresa fue mayúscula y obligó a la directiva a buscar excusa para solicitar una nueva audiencia y allí sí estuvo Samitier. Fue una de las más celebradas gamberradas de la Penya Solera, y es que Nicolau Casaus era el ánima de la peña