dilluns, 14 de juliol de 2014

Cap. 245: Josep Maria Corbella

Josep Maria "Txema" Corbella. Nacio en Nalec (Lleida) el 22 de agosto de 1952. En el primer Maradona. Un día después, se desplazó a Papendal (Holanda) para iniciar la pretemporada, con un 'staff' reducidísimo en comparación con los tiempos actuales: con Corbella, acompañaron al equipo seis históricos, seis instituciones del Barça, el doctor Carles Bestit, el delegado Rodolfo Peris, el jefe de prensa Ricard Maxenchs, los masajistas Ángel Mur y Jaume Langa y el también utillero 'Papi' Anguera, quien meses después dejaría su puesto a otro 'treintañero', José Antonio Ibarz.
equipo
empezó el miércoles 28 de julio de 1982, día que se presentó el nuevo Barça de
Lo que muchos ignoran es que "Txema" Corbella, no obstante, había ingresado en el Barça cuatro años antes, en 1978, como vigilante de noche en el Camp Nou. Tres años después, en 1981, cuando tanto 'Papi' Anguera como Martín Revuelta estaban a punto de jubilarse como encargados de material, el gerente del club, Anton Parera, y el jefe de recursos humanos, Eduardo Combas, pensaron en él para el puesto. Ingresó en el equipo durante la temporada 1981/82 pero se incorporó definitivamente en el verano del 82.
 Es tan popular en el vestuario azulgrana que en la celebración de la liga 2004/05 fue manteado por los jugadores con el grito de "Txema president".
Txema Corbella, además, es de esas personas a las que nunca se les nota un mal día. Siempre una sonrisa, una broma o un chiste adecuado a punto. Es cómplice de los jugadores, amigo y, sobre todo, extraordinario compañero de viaje.

Cap. 244: los Mur una vida dedicada al Barça (II)

Ángel Mur Ferrer nació en Barcelona el 25 de agosto de 1941. Como jugador, desarrolló su carrera
profesional en la Segunda División con CD Condal, Sporting de Gijón y la UE Sant Andreu.  Posteriormente, fue fisioterapeuta del primer equipo del FC Barcelona (1973 a 2006), y de la España (1974 a 1990).
Paralelamente a esta última etapa como futbolista, había empezado a trabajar como ATS en la pista de hielo que el Barcelona acababa de inaugurar en el Palau de Gel. En junio de 1973, poco después de dejar los terrenos de juego, fue requerido por el doctor Carles Bestit como masajista del primer equipo, para suplir la jubilación de su padre. Unos meses más tarde, en febrero de 1974, también relevó a su progenitor como masajista de España. Con el combinado nacional Mur estuvo presente en cuatro Mundiales (1978, 1982, 1986, 1990) y en tres eurocopas (1980, 1984, 1988) hasta que renunció al cargo por motivos familiares.
Con el Barcelona continuó en activo hasta su jubilación, al término de la temporada 2005/06. En sus treinta y tres años como fisioterapeuta del primer equipo blaugrana vivió la conquista de dos Ligas de Campeones, cuatro Recopas, dos Supercopas de Europa, diez Ligas, siete Copas del Rey, seis Supercopas de España, dos Copas de la Liga y cinco Copas Cataluña. El exfutbolista y entrenador Johan Cruyff  dijo de él:

- "En mi etapa de entrenador del FC Barcelona me comentaron en más de una ocasión si no sería interesante contratar los servicios de un psicólogo. Mi respuesta era siempre la misma, que ya lo tenía. Era Ángel Mur. […] Escuchaba y aconsejaba. […] Su aportación en un vestuario va más allá de la de dar un simple masaje. Y éste es otro papel donde Ángel Mur ha dejado huella"

Cap. 244: los Mur una vida dedicada al Barça (I)

Si hay una familia que se merece un homenaje estos son los Mur. Padre e hijo dedicaron parte de su
vida a trabajar como masajistas del primer equipo blaugrana.

Angel Mur Navarro, nació en Selgua (Huesca) el 31 de julio de 1907 y murio en Barcelona el 12 de septiembre del 2000

Cuarenta años de la historia del Futbol Club Barcelona estan personificadas en la figura de Angel Mur (padre), un simple masajista que llego a ser toda una institucion en el club blaugrana, asi como en la seleccion española donde tambien desempeño el mismo cargo.
Su disciplina espartana que imprimio a toda su vida le permitio llegar hasta los 93 años. Aunque en los dos ultimos ya no pudo hacer sus flexiones y estiramientos cotidianos por culpa de una artrosis degenerativa y dejo de acudir al vestuario del Camp Nou con tristeza porque un holandes, que jamas entendio la particular idiosincracia del Barça, se lo prohibio, Van Gaal le cerro las puertas y el se encerro en sus multiples recuerdos.
Nacido en Selgua (Huesca), Angel Mur llego a Barcelona para cumplir el servicio militar y alli se quedo, su pasion por el deporte le condujo al mundo del atletismo, donde fue alguien y hasta se proclamo en 5 ocasiones campeon de España en los 3.000 metros obstaculos.
Entro en el Barça como atleta y cuidador del cesped del antiguo campo de Les Corts en el año 1934 y a partir de ese momento no dejo de vestir los colores azulgranas, fue masajista por necesidad del guion cuando el equipo partio hacia America durante la Guerra Civil.
El entrenador blaugrana de entonces el irlandes O'Conell, le propuso viajar con el equipo durante una gira de 4 meses que tenia que hacer el Barça por tierras americanas, al volver formo parte del comite de empleados que cojio las riendas del club para impedir su confiscacion por parte de la CNT, fue entonces cuando tuvo que dar oficialidad a un trabajo que ya seria su profesion definitiva.
Eran los tiempos del famoso linimento "Sloan" y los de la llamada agua milagrosa, pero en realidad los milagros los hacia con sus manos magicas y su profunda bondad, reparo las piernas del los miticos Cesar, Kubala, Manchon y Luisito Suarez entre otros muchos, vivio sus problemas, sus aventuras, sus glorias y sus desdichas, más que un masajista fue casi un padre una persona que sin marcar goles contribuyo a la grandeza del Barça en tiempos dificiles.
Disfruto con las excentridades de Fernando Daucik y Helenio herrera, su entrenador favorito y se jubilo en el momento preciso, cuando se estaba produciendo el gran cambio en el futbol. Llego a tocar las piernas de Cruyff, que se incorporo al Barça ese mismo año 1973, pero paso el testigo a su hijo Angel, que ya estaba curtido en el futbol, primero como futbolista y despues como masajista, fueron 37 años ofrecidos al Barça.
La familia blaugrana tributo un merecido homenaje a este hombre discreto que jamas rompio el secreto de confesion que debe reinar en un vestuario, su hijo Angel siguió por el mismo camino y tambien hace milagros, aunque ahora dispone de una tecnologia punta en la que no tiene cabida el agua milagrosa.
Cuentan que el gran Angel Mur (padre) muchas a veces, en los descansos de los partidos, preparaba café a algunos jugadores para que entraran en calor. No por el frío, sino por las "heladas miradas" que les producían según que defensas contrarios. "Coño: tómate ésto, y espabila". Al café, don Angel, les echaba unas gotas de coñac, o de anis. Vaya, un carajillo. "¿Qué es ésto?", le preguntaban sólo probarlo. "Calla, bebe, y échale cojones