dijous, 8 de gener de 2015

Cap. 815: El fichaje de Marinho... un error?

Tras ganar la liga en la temporada 1973/74, en la siguiente temporada el Barça se refuerza con Marinho, Heredia (venia una vez acabada su cesión), Neeskens y Albadalejo. Se intenta construir un equipo para ganar la ansiada Copa de Europa, y para ello se carga a un equipo increible como había sido la anterior temporada.
Uno de esos cracks debería ser Mario Peres Ulibarri "Marinho" (Sorocaba [Brasil] 19 de Marzo de 1947), por entonces era el capitán de la canarinha y titular en el Santos.
Viendolo jugar en el Barça, llegó a circular cierta leyenda urbana por Barcelona en aquella época: "el Barça se ha equivocado de Marinho". La realidad es otra, el Barça no se equivocó de jugador, sabía muy bien a quien fichaba, lo que lo hace todo aún mas grave. Había otro Marinho, efectivamente, pero el que nos ocupa era hijo de españoles y el otro, no. El otro Marinho de esa selección era Francisco das Chagas "Marinho" (qepd) que jugaba como lateral izquierdo y a pesar de su técnica y un disparado parecido al de Roberto Carlos, en Brasil se le conocía como "Avenida Marinho de Chagas", debido a que sus subidas dejaban desguarnecida toda su banda
Marinho se convierte al fin en jugador del FC Barcelona el 4 de Octubre de 1974 por la muy respetable cantidad de 22 millones de pesetas aunque el transfer tarde casi dos meses en llegar.
Marinho debuta en partido oficial el 1 de Diciembre de 1974 en el Camp Nou ante el Celta una semana después de un esperpéntico derby en Sarriá que acaba con derrota por 5-2 y que provoca una notable lista posterior de damnificados en defensa. Era un defensa de los de antes, vamos que pasaba o pelota o jugador... Duro y con un juego de codos, más propio de un jugador de basket.
La sensación que daba a los aficionados cules, es que Marinho en el campo es que cuando juega sin violencia, es un defensa fácilmente desbordable por alto, por bajo y por los flancos a pesar de su envergadura era técnicamente muy limitado. No solucionaba para nada los problemas defensivos del equipo.
Su carrera en el FC Barcelona tuvo fecha de caducidad. Tras la marcha de Michels, llega Weisweiler que no era muy partidario de los jugadores sudamericanos y deja de contar con él. Y solo disputará en Atocha el 7 de diciembre de 1975 unos minutos sustituyendo a un lesionado Neeskens. El 17 de Enero de 1976 es traspasado al Internacional de Porto Alegre por 12 millones de pesetas, exactamente diez menos de lo que costó. La operación la cierra Jaime Rosell, el padre del expresidente del Barça y por aquél entonces, gerente del club.
La marcha de Marinho dejó una serie de confusas sensaciones; desde el tópico de "no encajó", hasta la de tomadura de pelo por parte de aquellos que participaron en este estrambotico fichaje