dimecres, 21 de març de 2018

Cap. 4254: La apuesta entre Jose Gaspart y Pep Samitier

En 1927, Jose Gaspart Bulbena (abuelo de Joan Gaspart), iniciador de la saga hotelera, y Pep Samitier hicieron una apuesta muy singular. Jose Gaspart aposto una habitación en el Hotel Oriente y barbero gratis a diario si marcaba el gol decisivo en un no menos vital encuentro. Evidentemente ganó Pep Samitier, que vivió algunos meses, en plena Rambla y fue afeitado durante años por la patilla. Eso si los secretos de esa suite dispararon hasta el infinito la imaginación popular de sus contemporáneos. Tan venerado era que las floristas de les Rambles le regalaban claveles rojos para lucir mejor su pulcra indumentaria, era una especie de Gran Gatsby o Beau Brummel barcelonés, paladín de la elegancia y modelo literal a seguir en cuanto a vestuario respecta, otra de su forma de ser era su peculiar léxico, basado en metáforas de fútbol aplicadas a la vida.

Cap. 4253: Sagi-Barba, nunca falló un penalti

Sorprendentemente Emilio Sagi Liñan (conocido en el Barcelona por Sagi-Barba, por ser hijo de un gran baritono de la la época) jamás falló un penalti en los 446 partidos que disputó como blaugrana (según oficializa el club en sus archivos) y marcó 137 goles. En vísperas de su debut nadie imaginaba que algún día Sagi-Barba o "Tití" o incluso "el Medalas", como le apodaban en el vestuario, podría llegar a semejantes cifras. Es más, la única persona que confiaba en ese joven delgaducho de mediana estatura era alguien ajeno al propio vestuario: Manuel Torres, el "Barraquer". A pesar de ser una familia que dió grandes deportistas, el único que no llegaría a triunfar fue su hermano Enrique Sagi Liñan, que jugó algunos partidos con el RCE Espanyol.

Cap. 4252: Un futbolista a "hurtadillas"

Apasionado por el fútbol desde que vio un partido entre el Barça y un equipo de marinos ingleses, pasaba infinidad de horas jugando con sus amigos, entre los que estaban los hermanos Armet, míticos jugadores de los años veinte, especialmente Kinké, que está considerado el fundador de la escuela futbolística andaluza en su etapa en el Sevilla. Juntos jugaban en el estadio de Galvany, en la plaza que estaba junto al Convento de los Capuchinos que fue destruido en la Semana Trágica. Posteriormente jugaron partidos inacabables en la Plaza del Doctor Letamendi que tenían su prórroga en la cercana acera de la Universidad, que estaba alumbrada por focos municipales. Paulino tenía mala salud y los médicos le prohibieron que jugara al fútbol. Él comenzó a jugar a hurtadillas, primero apuntándose al Universitary hasta que a los 13 años logró las dos pesetas necesarias para ser socio del FC Barcelona. Una vez los consiguió, habló con Joan Gamper para crear el primer equipo infantil de la historia del club. De alguna forma, se puede decir que fue el fundador de la cantera azulgrana, aunque lo único que él realmente buscaba era jugar. Pidió a su compatriota Manolo Amecházurra, jugador del primer equipo, que ejerciera de entrenador del primer equipo. Maduró tan rápido en lo futbolístico que apenas dos años después, el presidente Gamper le hizo debutar con el primer equipo en una época en la que todavía no había entrenador... Este futbolista era nada más y nada menos que Paulino Alcantara

https://www.martiperarnau.com/anecdo...ino-alcantara/