dijous, 15 de maig de 2014

Cap. 233: 1929/30. El Primer "Motin"?

Lo más recarcable de aquella temporada fue una rebelión que dicidieron llevar los jugadores contra la directiva. Nadie se lo esperaba pero un día apareció una nota de los jugadores en la prensa en la que  
tras enumerar un buen número de casos, polémicas y problemas señalaban:
- "Doloridos de que sobre nosotros, "cachorros" y "viejos" se haga cargar toda la culpa del descrédito que pesa sobre el campeón de Catalunya, nos hemos decidido adoptar una actitud para recoger el reto de la directiva". 
La misiva iba firmada por todos los jugadores. No hace falta que os diga que la que se armo fue gorda, casi de juzgado de guardia. La Junta en plan conciliador decidió reunierse con los futbolistas para aclarar todos los puntos de discordia. Y fue elegido como mediador, Josep Sunyol (6 años más tarde como presidente sería fusilado en Madrid por el bando rebelde). Antes del primer contacto, y en vista de como estaban las cosas... Los jugadores habían entregado un documento pacificador que decía así:
- "Conscientes los jugadores del FC Barcelona del momento díficil porque atraviesa el club, y deseosos de que por ningún motivo se pueda detener su glorios historial, ha resuelto dejar a un lado cuestiones que podrían parecer de amor propio y que indudablemente empequeñecerían el problema y dificultarían la solución necesaria. 
En reunión celebrada el día 29 del corriente acordamos: 
1) Reconocer nuestro error en plantear en la forma en la que lo hicimos nuestra propuesta por lo que hemos creido desconsideraciones e injusticias 
2) Retirar todas las palabras y todo los conceptos que hayan podido resultar ofensivos o simplemente molestos 
3) Concurrir al local social para exponer con el debido respeto pero con toda la claridad conveniente, al Consejo Directivo los motivos de queja" 
 Dada esta postura reconciliadora de todos, la polémica quedo solucionada muy pronto. Al final solo fue "una tromenta en un vaso de agua" El 30 de junio de 1930 y tras cesar Tomás Roses, como presidente, volvió a coger el cargo Gaspart Roses

Cap. 232: De vuelta de Paris con una copa más

 El Barça ganó la Liga de Campeones del 2006. El vuelo de vuelta estuvo presidido por un ambiente
de euforia, de dulce resaca y una serie de anécdotas que quedarán para siempre em el recuerdo. A las 14:15, el Boeing 747 con casi 600 pasajeros salió del aeropuerto Charles de Gaulle de Paris con dirección a Barcelona. Entre los viajeros, toda la plantilla del Barça y sobre todo la copa que les acreditaba como ganadores de la Liga de Campeones 2006.
El buen ambiente y la mejor de las resacas hacieron de este un vuelo muy plácido. Durante el viaje se vivieron una serie de anécdotas que quedarán para el recuerdo, de todos los que viajaban en aquel vuelo Messi da la bienvenida
Por un día, Lionel Messi dejo de lado su timidez y se convertio en uno de los protagonistas del vuelo justo antes de despegar. El jugador argentino se diriguio a la cabina, cogio el micrófono y he hizo reír al resto de pasajeros con frases como:
- "Recordamos que no queremos más relojes de premio, ya tenemos bastantes. Queremos un piso para cada uno."
Y con ganas de seguir aquella celebración añadio: "Y ahora nos vamos rápido hacia Barcelona que nos espera la afición."

Aficionadas especiales 
Dos de las personas encargadas de animar el vuelo fueron las esposas de los técnicos Frank Rijkaard y Henk Ten Cate. Durante todo el viaje se corearon el nombre de cada jugador que les pasaba cerca, además también cantaron el himno y ya con el avión aterrizado en Barcelona la mujer de Rijkaard grito:  
- "Visca el Barça y visca Catalunya!". Champagne francés para todo el mundo En un vuelo tan especial se tenía que celebrar de alguna manera, muy especial. Así, que todos los pasajeros, junto con el almuerzo recibieron una pequeña botella de champagne francés para poder brindar por esta segunda Copa de Europa de la historia del club.
La "Orejona" circula durante todo el viaje la autentica estrella fue la copa. El trofeo fue pasando por todo el avión, porque todos los socios se pudieran hacer una foto y tener un recuerdo de por vida