dimarts, 18 de novembre de 2014

Cap. 713: El primer falso "nueve" del Barça

Aunque el primer "falso" nueve de la historia fue Nándor Hidegkuti, el 25 de Noviembre de 1953, pronto se cumplirán 58 años del evento, en el Wembley Stadium de Londres. Hidegkuti no sólo consiguió un hat trick histórico (minutos 1, 20 y 53) en aquella escalofriante victoria húngara sobre Inglaterra por 3-6
En el Barça, Rinus Michels ubico a Sotil en punta, a Rexach en banda derecha y a Cruyff flotando entre el 11 y el 9. El Dream Team vivió el apogeo de ese delantero impostor, con Michael Laudrup oscilando entre el mismo 11 y el mismo 9 de Cruyff, más Goiko por derecha y Stoichkov por izquierda. Aquel equipo tuvo varias soluciones alternativas, otra de ellas con Bakero ejerciendo un rol similar pero de sentido opuesto: si Laudrup buscaba el desorden horizontal, Bakero lo pretendía en vertical.
Pero fue el técnico inglés Vic Buckingham, cuando entrenaba al Barça, el que planteo ese "falso" nueve en el equipo blaugrana por primera vez a principios de los '70. El ariete nacido en Palafrugell en 1945. Fue un jugador atípico para su época, con un fútbol técnico y de posición que resultaba chocante para los aficionados. Este jugador era Marti Filosia, tan querido como odiado por los aficionados cules.

Cap. 712: El Hotel Vallvidriera

La historia del FC Barcelona también es Vallvidrera. Desde los años 50 el Hotel de Vallvidrera se convirtió en el hotel de concentración habitual del equipo, cuando jugaba en casa. Los jugadores solían entrenarse corriendo arriba y abajo por la carretera de Vallvidrera y "llebrencs" aprovechaban para acercarse y pedir autógrafos a las estrellas de fútbol de la época.

También el RCE Espanyol y la selección de fútbol de Argentina se concentraron.

Cap. 711: Una anecdota de Raimon Carrasco

El 20 de abril de 1978, el Barcelona ofrecía en la recuperada Generalitat la Copa del Rey conquistada el día antes ante la UD Las Palmas (3-1). Era el primer título del Barça en la democracia y el último de Cruyff como jugador azulgrana.
La delegación fue recibida por el presidente, Josep Tarradellas. El club lo presidía Raimon Carrasco, de forma interina en una Comisión Gestora, antes de las elecciones que daría como ganado a Josep Lluis Núñez.
Según cuenta él, aquella Copa estuvo rodeada de anécdotas:
- "Recuerdo que en el palco del Bernabéu le iba a entregar una insignia al Rey Juan Carlos. La insignia se cayó al suelo, nos agachamos los dos para recogerla y nos dimos un coscorrón".
Además el trofeo se rompió durante las celebraciones sobre el césped, separándose el pie y hubo que atarlo con cordeles".

También el Raimon Carrasco, anunciaba en el Palacio de la Generalitat durante la Ceremonia de presentación del Trofeo al Molt Honorable Tarradella, que los jugadores recibirian una medalla con un "Sant Jordi" y en el reverso el nombre de cada jugador 

Final de Copa (1978)